Análisis de VAMPYR

La diversidad de géneros que actualmente copan el mercado de los videojuegos, hacen que cada juego sea realmente único, a pesar de que compartan características entre ellos. Las aventuras gráficas, los RPG’s y hasta los shooters cada vez son más distintos entre ellos. Pero si hay un juego que tiene personalidad propia, VAMPYR es un gran ejemplo de ello.

Estamos en el año 1916, en un Londres tortuoso, oscuro, desamparado y desprovisto de cualquier esperanza tras que uno de los enemigos más fuertes del planeta atormentase sus calles: La Gripe Española. Encarnaremos a un médico que se encuentra confuso tras despertarse en una montaña de cadáveres. Pronto nos daremos cuenta de que algo va mal… tenemos sed pero no de agua. Nos hemos convertido en un vampiro. La ciudad alberga oscuros horrores, y en este caso, nosotros seremos el enemigo… o no.

DONTNOD junto con la ayuda de FOCUS Interactive crean VAMPYR con una base concreta: crear un juego donde las decisiones serán realmente reales, relevantes y necesarias para avanzar en la historia. Nuestra moral se verá intervenida por nuestra necesidad vital de querer seguir adelante como vampiro y ser más fuertes.

lanzamientos

Una narrativa excepcional, parajes desoladores y unas mecánicas de decisiones excelentes que sólo se ve mermado por un apartado técnico demasiado mejorable, eso es VAMPYR. ¿Preparados para experimentar una de las experiencias más completas de videojuegos en esta generación?


Apartado Técnico
VAMPYR es aterrador. Sus parajes oscuros -solo frecuentados durante la noche- encajan perfectamente con las poquísimas zonas de luz en una iluminación que podría ser mejorable, pero cumple su función. El juego está desarrollado con UNREAL Engine 4, y quizás su mala ejecución es lo que haya desatado el problema más grave que alberga el juego: su rendimiento.

El Londres de VAMPYR no es muy extenso, pero está abierto a ser explorado completamente en zonas semi-abiertas, separadas por distritos. Lo que en un comienzo debería ser un mapa cargado al completo desde que aterrizamos en el juego, se convierte en una pesadilla cargada de pantallas de carga que cortan el combate, cortan caminatas e interacciones. En muchas ocasiones, nos encontraremos con un triste símbolo de “Cargando” en la parte inferior derecha de la pantalla. En resumen: el juego no dispone en sí de pantallas de carga entre distritos, pero se va cargando a medida que vas avanzando por la ciudad, y la mala optimización hace que aparezcan pantallas temporales de carga que cortarán mucho de nuestra estancia en Londres.

El modelado ve su máximo esplendor en las caras de los habitantes de Londres. Los primeros planos mientras hablamos con ellos es donde se verá mejor este apartado, ya que deja algo que desear cuando estamos fuera de conversación. Los reflejos, el agua y la iluminación dinámica son esenciales y ejecutados correctamente.

Pero si hay un apartado en lo técnico en lo que VAMPYR destaque, es en su banda sonora. Desde que iniciamos la pantalla de inicio, podremos escuchar las tenebrosas voces de un coro. Los violines intensos, voces de ultratumba y la sensación de agobio y terror es lo que podrás encontrarte mientras paseas por las calles de Londres. Todo un logro insuperable que lo único que hace es crear una atmósfera perfecta para la trama.


Jugabilidad
Con VAMPYR estamos ante una narrativa innovadora, que sin duda sentará las bases de los juegos basados en decisiones. Si bien, en muchas ocasiones a veces nos vemos envueltos en muchos juegos en un árbol de decisiones que se entre mezclan con otras y que acaban llegando al mismo lado… con VAMPYR tendremos multitud de caminos que son poco probables de ser cruzados. Numerosas posibilidades en un abanico lleno de incertidumbres.

Como hemos comentado, somos un vampiro que tendrá que decidir si ir salvando vidas o ir arrebatándola para hacernos más poderosos, con el fin de saber por qué y quién nos ha convertido. Será nuestra razón máxima, y para ello seremos contratados por un doctor en su hospital quien nos dará la libertad de descubrirlo mientras le ayudemos en sus intereses.

VAMPYR nos pondrá en unas tesituras dignas de cualquier debate filosófico: cumplir nuestro deber moral como ciudadano o caer en nuestras pulsiones innatas. - ¡Comparte!    

Como somos un vampiro, solo podremos actuar durante la noche, por lo que tendremos ese turno en el hospital. Durante la noche, iremos ganando experiencia de distintas formas e investigando a los diferentes habitantes de la ciudad. Podremos ir a cualquier distrito, y cuanto más hablemos con cada persona, más acciones de diálogo desbloquearemos entre sus conexiones amistosas. Nuestra finalidad será propia: podemos mantener Londres en buen estado, o crear el caos más absoluto. Al fin y al cabo, somos un ser con demasiado poder y podremos usarlo a nuestra medida.

Cada distrito tiene sus habitantes, y esos habitantes esconderán misiones secundarias sobre sus secretos. Cada distrito, tiene a su vez un “pilar”, una persona que la que depende todo el distrito… sinceramente no hemos probado a prescindir de alguno de estos pilares, pero no creemos que ocurra nada bueno. Los habitantes tendrán diferentes enfermedades y esas enfermedades irán agravándose a medida que pasan las noches sin ser curados. Nosotros, aparte de hablar con ellos y conocer de sus vicios, miedos y aventuras, podremos ayudarlos en sus enfermedades o prescindir de ellos.

El estado de las enfermedades de cada habitante (desde migraña a cefalea pasando por resfriados, neumonías, etc.) determinará el estado de los distritos. Si los habitantes están en buenas condiciones de salud, el distrito se volverá más seguro y se dará información más fácilmente. Por lo contrario, agravar la situación del distrito significará perder información, que las calles se llenen de maleantes, y por supuesto, la bajada de población relevante de la historia. Tendremos que decidir si los distritos deberán de estar a buen recaudo o no.

A su vez, cada habitante tiene un nivel de “Cautivar”. En función del estado de su sangre y su importancia en la historia, el nivel de Cautivar será alto o bajo. Nosotros, para poder Cautivar a un personaje, debemos de tener el mismo o más nivel que éste. ¿Qué hace esta mecánica? Pues usar nuestros poderes de vampiro para… silenciarlo. Cada vez que Cautivemos a un habitante, seremos más poderosos, pero perderemos toda la información que podría revelarnos. Además, puede suscitar un miedo interno en el distrito y que así tampoco podamos obtener información sobre otros habitantes. También a tener en cuenta es que… cuanto mayor sea el nivel de cautivar y el estado de la sangre de éste sea buena, más experiencia nos dará. El juego nos pone en la tesitura de pensar: “¿Qué es más beneficioso? ¿Prescindir de esta persona para hacerme más fuerte o curarlo para obtener más experiencia o información?” Serán duras decisiones, tanto que caracterizan por completo el juego.

Mientras no hablamos con los humanos y no humanos que habitan en esta Londres, podremos luchar contra distinta variedad de maleantes que pueblan las calles más oscuras. Tu condición de vampiro parece ser sabida por alguna parte de la población y te atacarán nada más verte. Su sistema de lucha es muy parecido a un Dark Souls, no por su complejidad, sino por sus mecánicas, habilidades y cámara. Durante cada pelea dispondremos de armas que podremos subir de nivel en nuestros pequeños escondites o en nuestra oficina del hospital. También, nuevas habilidades podrán ser desbloqueadas a cambio de puntos de experiencia, también en los escondites con cama. Estas habilidades están ligadas a nuestro nivel de sangre, que deberá irse rellenando a medida que mordemos a alguien en un combate. Las mordidas de combate no tienen ningún tipo de repercusión en la historia, lo que lo hace esencial para mantenernos lo más completos y preparados posible.

Cuando durmamos en nuestra cama de la oficina o escondites, desplegamos nuestro árbol de habilidades que serán canjeadas por la experiencia que hayamos obtenido esa noche. Tras confirmar nuestros nuevos cambios, un nuevo día habrá llegado y habrá cambios de todo tipo: el estado del distrito, nuevas enfermedades, enfermedades curadas durante la noche o nuevos precios en tiendas en función del estado del distrito. Ciudad bien y estratégicamente las horas de ir a dormir, porque serán esenciales.


Duración
VAMPYR puede dar numerosas formas de afrontar el juego, y eso hace casi imposible clasificar cuál es la duración estimada del juego. Si decidimos ir curando y cuidando los distritos, será más fácil conseguir información, pero más difícil avanzar, puesto que los enemigos serán más fuertes. En cambio, si decidimos causar el caos en Londres, seremos muy fuertes, pero sin apenas información para encontrar nuestro final.

De media, podríamos encontrar un juego de unas 20 horas, bastante ampliables en las posibilidades que iremos eligiendo. Los logros, bastante atractivos, también nos harán estar muy pegados a ellos para conseguirlos.

Como en otros juegos de este calibre, las posibilidades del juego irán determinadas a nuestras decisiones. El juego, finalmente, peca de clasificar el final en una dualidad que desde aquí nos negaremos a contar, pero lo que realmente importa de VAMPYR es el camino que trazar, donde tus decisiones realmente afectarán continuamente al modo de juego.


Conclusión
VAMPYR es la revolución de los juegos con toma de decisiones morales. Un sistema interesante, realmente satisfactorio para los jugadores que disfrutan de este género. Su historia, debidamente hilada con la narrativa que pretenden mostrar, es una delicia para el jugador. Unas decisiones donde realmente somos nosotros el protagonista, y que tendrán repercusiones a cualquier grado y de cualquier tipo. Un juego vivo.

Una pena que el apartado técnico sobre su rendimiento sea tan defectuoso. Aunque bien sabemos que esto podrá arreglarse con un parche futuro, de momento sigue estando vigente y con gran presencia en el juego. Aún así, la banda sonora no os dejará para nada indiferentes y os meterá de lleno en la historia.

Un ‘must‘ para aquellos jugadores que disfruten de narrativas diferentes y con grandes mecánicas e ideas que hacen que el jugador esté experimentando una sensación muy pura de la interactividad de los videojuegos. Si tienes dudas, la respuesta es: pruébalo.

*Nota: Gracias a Badland Games por proporcionarnos el material para hacer la review. 

7.8
NOTABLE

Lo Mejor

  • Innovación en toma de decisiones
  • Narrativa casi perfecta
  • Banda Sonora impecable

Lo Peor

  • El Rendimiento y optimización dejan mucho que desear
  • Pantallas de carga excesivas
6 Apartado Técnico
9.3 Jugabilidad
8 Duración
Anímate a comentar esta noticia y comparte tus impresiones con nosotros. ¿No tienes cuenta en Generación Xbox aún? Regístrate aquí y no dejes de seguirnos en redes para estar al día.


Laura Trujillo

Administraciónen Generación Xbox y Generación Nintendo. Psicología y videojuegos a partes iguales.

Deja una respuesta

Análisis de VAMPYR

por Laura Trujillo tiempo de lectura: 7 min
0