Las decisiones que tomemos en The Witcher 3: Wild Hunt podrían afectar en próximos juegos