Esto es lo que pasa cuando una de las compañías más poderosas del mundo se pone seria