Análisis de MX vs ATV All Out Anniversary Edition


Una de las mejores alternativas dentro del género del pilotaje y conducción son los juegos que nos proponen alejarnos del asfalto y los super deportivos perfectos y radiantes. Siempre es un extra de diversión enfrentarnos a un estilo de pilotaje más caótico y agresivo, centrando una gran parte del protagonismo no solo en los motores, sino en el propio entorno en el que rodamos.

En la actual generación de sistemas, otros títulos como Gravel, Onrush o Monster Energy Supercross han intentado coronarse como el rey del barro y la gasolina, pero pocas sagas han mantenido inalterable su interés por consolidarse en el género como la longeva saga que nos ocupa.

El responsable de este juego es Rainbow Studios, un estudio afincado en Arizona, y lleva ya bastante tiempo sentando las bases en esta categoría; concretamente, más de diez años. Una experiencia que se proponen reflejar en ‘MX vs ATV All Out’, la última entrega de la serie lanzada el año pasado. Ahora en 2019 y con motivo de conmemorar el aniversario de su lanzamiento, llega a nuestras Xbox One ‘MX vs ATV All Out Anniversary edition’. Esta edición incluye un paquete de contenidos descargables que completa una experiencia que dejará boquiabiertos a los amantes de las carreras más extremas. ¡¡Ponte al casco y prepárate para hacer salpicar el barro!!

 


Apartado técnico

Cuando analizo un juego, siempre intento ser justo y consecuente a la hora de juzgarlo. No me gusta ser excesivamente vehemente, así que voy a decirlo de una forma poco impetuosa: MX vs ATV All Out está más cerca del despropósito técnico que de lo aceptable. Su apartado visual/artístico es mediocre y si a eso le añadimos caídas de frames constantes, texturas pobres y unos tiempos de carga excesivos, la primera impresión habla por sí sola.

Pero esperad un momento, no lo mandemos a la hoguera aún. Esta nueva entrega de la veterana saga trae una novedad: deformación en Tiempo Real de terreno, que reacciona modificando la pista según van pasado las motos. En las primeras vueltas o en los tramos poco transitados, la tierra o el barro tienen poco agarre y salpica más, pero según vamos completando vueltas y si seguimos la trazada de las vueltas anteriores, conseguiremos más agarre y una sensación de control más segura.

 

Es un detalle bastante curioso, pero en la práctica, al final se acaba quedando como un simple detalle estético, ya que tampoco está tan bien implantado como debería. Otro de sus aspectos positivos son sus efectos de iluminación, consiguiendo unos reflejos y sombras bastante dignas, que consiguen unos horizontes y reflejos muy logrados.

Todo este frenesí de velocidad barro y gasolina está aderezado con una banda sonora de lujo, con grandes artistas de la talla de The Offspring, My Chemical Romance, Asking Alexandria, Slash y muchos más. Una banda sonora variada y de calidad, perfecta para este tipo de juegos: metal, hip hop, dubstep… Tengo que aplaudirlo, porque pocos juegos pueden presumir de esto hoy en día.

Mientras tanto, en el otro lado de la balanza, los aspectos negativos son abrumadores: los modelados de los vehículos no destacan especialmente, una IA caótica, escenarios excesivamente vacíos y poco inspirados y un largo etcétera. Pero sin duda, lo que más me ha dolido, y lo que me parece bastante deficiente, es la mediocridad del modo foto.

El modo foto es una funcionalidad especialmente adecuada para dar rienda suelta a nuestra creatividad y poder hacer unas capturas geniales, algo que, en este juego, sencillamente no conseguiremos: ausencia total de filtros o efectos, ni distancia focal, ni desenfoques, ni oscilación… Nada.

La movilidad para hacer un buen encuadre sólo nos permite pivotar sobre un único eje, así que no podremos mover la cámara libremente, ni siquiera holgadamente. Y para rematar, cuando congelamos el juego para entrar en el modo foto, el movimiento de la vegetación con el viento o de elementos del escenario, como los molinos de viento o las olas del mar, ¡continúan moviéndose! Es algo que no afecta a la captura, pero me resulta tan ridículo… un despropósito, vamos.

¡Pero aún hay más! Las físicas se antojan demasiado caprichosas y mantener la moto en la trayectoria deseada, sorteando las imperfecciones del terreno, resulta una tarea ardua, provocando unas caídas que rozan lo cómico. La sensación de no tener el control llega a hacernos perder la paciencia, sobre todo en carreras que lideramos a costa de mucho esfuerzo y que se nos van al traste por culpa de un cono que delimita una curva. ¿Acabas de estamparte contra una roca sin poder remediarlo? No te preocupes, cuando reaparezcas en la carrera, lo volverás a hacer delante la misma piedra, para poder chocarte con ella una vez más. Desesperante.



Jugabilidad

Cuando empezamos a jugar y, por fin, nos ponemos al mando de la moto, nos encontramos en un mapeado enorme para nosotros solos. Una especie de patio de juegos enorme donde se nos dan varios tutoriales y un montón de rampas y montículos para poner a prueba nuestras habilidades. La primera impresión nos lleva a pensar que estamos ante una especie de mundo abierto o zona en la que seleccionar los eventos donde competir. Pues lamentablemente no: esta zona inicial es solo para tutoriales, coleccionables, practicar, probar nuevos vehículos, etc. Los eventos y carreras se seleccionan desde un menú, como toda la vida, algo que, al menos personalmente, me decepcionó.

Una vez preparados para competir podemos escoger eventos típicos clasificatorios basados en series, eventos individuales, pruebas de tiempo y freerides. En este aspecto radica gran parte las virtudes de MX vs ATV All Out: la variedad. Muchos modos de juego que se desarrollan en escenarios muy surtidos a los que podemos enfrentarnos con hasta tres tipos de vehículos diferentes totalmente personalizables.

Un detalle importante de su jugabilidad, requiere un esfuerzo de adaptación, puesto que es necesario “cambiar el chip” para empezar a pillarle el truco cuanto antes. Esta adaptación se debe a su peculiar sistema control, ya que el jugador tiene la oportunidad de dominar simultáneamente tanto al piloto como al vehículo por separado. Con el stick izquierdo hacemos girar la moto o el quad en la dirección deseada, mientras que con el derecho movemos el cuerpo de su conductor, inclinando el peso hacia el lado deseado.

De este modo, estabilizamos correctamente el vehículo utilizando el peso del piloto, y así poder mantenernos en la trayectoria deseada. También es importante inclinarse hacia atrás o hacia adelante, ya que será lo que nos separe de un aterrizaje perfecto o de una caída aparatosa. Se trata de un sistema intuitivo pero que requiere de un gran dominio a la hora de utilizarlo sobre el terreno.


Duración

MX vs ATV All Out no cuenta estrictamente con un modo carrera o historia, en su lugar tenemos uno llamado “series” que nos exige ganar varias pruebas antes de que se nos empiece a tomar en serio y comenzar, entonces, los auténticos desafíos.

Disponemos en total de 7 modos de juego: Arenacross y Supercross, son espectaculares carreras en estadios con público, Freeride y National carreras en series de circuitos clasificatorios, Opencross y Way Point, carreras en espacios abiertos mediante checkpoints y Freestyle, se centra en los saltos y acrobacias. Cada uno de estos modos cuenta con aproximadamente 15 circuitos cada uno, eso sí, modificaciones y versiones invertidas incluidas.

Por último, también tenemos a nuestra disposición los eventos únicos, que te permiten seleccionar tanto el evento en el que deseas participar como el vehículo que quieres usar. Y si lo que queremos es disfrutar la experiencia en compañía, la sección Arcade te permite jugar con un amigo a pantalla partida, o en modo online hasta 16 jugadores de todo el mundo.

En definitiva, MX vs ATV All Out está cargado de modos de juego y circuitos suficientes como para mantenernos entretenidos un buen puñado de horas.


Conclusión

Como he dicho al principio de este análisis, no quiero ser excesivamente crítico: MX vs. ATV All Out es un juego divertido, con una música muy chula y sobre todo muy muy variado y cargado de contenido. Volar con nuestra moto, hacer un motón de piruetas y enfrentarnos a un sistema de control muy original resulta un reto muy satisfactorio.

Pero también hay que ser fieles a realidad y, técnicamente hablando, parece de otra época por culpa de un entorno gráfico pobre. Algunos de sus problemas son simplemente estéticos, pero otros sí que afectan a la jugabilidad. Me parece algo incomprensible hoy en día sobre todo en un estudio con experiencia y una saga tan veterana.

Para colmo, esta edición Anniversary no incluye todos los contenidos descargables lanzados hasta fecha. Los DLCs que acompañan a esta edición son tres de los cuatro disponibles, que incorporan un total de 14 circuitos adicionales. Mientras que el cuarto DLC no adjunto en esta edición aglomera 12 circuitos más. Si echas cuentas, esta Anniversary Edition pone a nuestra disposición poco más de la mitad del contenido descargable, concretamente 14 de los 26 disponibles. Por no hablar de las decenas de packs de vehículos extra que tampoco están incluidos… en fin.

Si eres un gran aficionado a este tipo de deportes extremos, seguramente consiga seducirte, pero quizá también deberías considerar otras alternativas mucho más sólidas en su conjunto.

5.5

Lo Mejor

  • Mucho contenido
  • Modo pantalla partida para dos jugadores
  • Apartado musical de calidad

Lo Peor

  • Gráficamente Pobre
  • Rendimiento inestable
  • Físicas imprecisas
  • IA torpe
3 Apartado Técnico
6 Jugabilidad
7.5 Duración
Lobato

Pacense y Lusitánico de Sangre. Otro Músico Frustrado "Nós ossos que aqui estamos pelos vossos esperamos"

Análisis de MX vs ATV All Out Anniversary Edition

por Lobato tiempo de lectura: 7 min
0