Ubisoft se aleja del juego tradicional para centrarse en él como servicio