Tunic se revela como una recreación perfecta de los viejos Zelda