Tim Schafer: «La dificultad actual de los videojuegos está equilibrada para los perdedores»