Un speedrunner de Outlast se supera la parte final en un tiempo casi perfecto, ¡con los ojos vendados!