Según Mathieu Fremont de Osome estudio, Xbox One es más fácil de programar que su rival