La estrategia de Phil Spencer de hablar de la próxima Xbox no afectará a las ventas de Xbox One, según Picastella