Peter Moore, o dirigir Xbox como lo haría una estrella del rock