Peter Molyneux quiere ver todo lo que siempre prometió en el nuevo Fable