Mirror´s Edge 2 no es fruto de la espontaneidad