Adiós definitivo a los emuladores, Microsoft los prohíbe en todas sus tiendas de aplicaciones