Microsoft mató la scene en Xbox, y con ello parte de su atractivo