Los resultados de Infinite Warfare obligan a Activision a despedir al 5% de su plantilla