La opinión del redactor: Oda al ScaleBound