La nueva generación dispara el consumo eléctrico