Las latencias actuales hacen que el poder de la nube sea poco probable a corto plazo