Konami se queda con las licencias de la UEFA