Kojima carga contra los battle royale en la Comic Con