Jorgensen: «Los cambios de generación son dolorosos para Electronic Arts»