James Allard: «Preocuparse por la competencia nos hizo perder mucho tiempo»