Los ingresos de la división de juegos de Microsoft superaron los 10K millones en 2018