Incluso con el «Gore Mode», las ventas de The Evil Within en Japón son tenues