Hideki Kamiya: «El tiempo que invertimos en Scalebound no fue en vano»