Brutales, así deberían de ser los gráficos de The Elder Scrolls VI