Tras un año imbatible, Gears 5 le arrebata el puesto de juego más jugado de Xbox a Fortnite