Un miembro de Flashbulb Games asegura que Microsoft está comprando muchos juegos exclusivos