El futuro de Konami pasa por centrarse en móviles y Pro Evolution Soccer