Donald Trump invita a representantes de Bethesda y Rockstar a la Casa Blanca, para hablar de la violencia en los videojuegos