La era 360 se apaga un poco más con la despedida de Xbox Smartglass