Los desarrolladores se defienden: «No somos unos vagos»