Los desarrolladores de Monster Hunter World cargan contra las cajas de loot