La cúpula de BioWare se habría reunido con los trabajadores para mejorar las condiciones laborales