Microsoft: «La consistencia es más importante que la ausencia de latencia»