La compra de Playground Games se cerró gracias al RPG en el que trabajan