El estudio español Codestalkers nos explica las dificultades de lanzar un juego digital en España