Cliff Bleszinski propuso a Microsoft el desarrollo de un juego, pero fue rechazado