Call of Duty: Infinite Warfare es oficialmente el juego más vendido en EEUU durante 2016