Bethesda realiza una campaña para salvar los juegos para un jugador