Assassin’s Creed y Watch Dogs, dos motivos de peso para que Jade Raymond siga centrada en los triple A