Análisis de Zombie Army 4: Dead War



Rebellion es, por méritos propios, una de las desarrolladoras más destacadas dentro de los shooter. Y lo son gracias a su propuestas originales, con una fórmula efectiva que saben adaptar a cada situación. Así, por ejemplo, con la saga Sniper Elite consiguen un ritmo pausado, meticuloso donde pensar cada acción y cada tiro. En cambio, con Zombie Army tienden más a la acción frenética y sin pausa. Algo que se mantiene en Zombie Army 4: Dead War, al que suma un cooperativo espléndido y necesario.

Por que la intención del estudio con esta saga derivada de Sniper Elite es la de darle una vuelta de tuerca al apretar los gatillos de nuestras armas. De este modo, con Zombie Army 4 experimentan con varios puntos esenciales, como una mayor velocidad de movimiento y de acción, que se suman a los elementos ya clásicos de sus licencias.


  Síguenos en Google News

Uno de estos aspectos que cabe destacar es que con esta cuenta entrega Rebellion ha buscado crear un juego eminentemente cooperativo. Sí, podemos jugar en solitario tanto a la campaña como al modo horda, pero no es lo mismo. Primero, por que no es una sensación tan plena como la de acribillar hordas de zombies con compañeros. Y segundo, por que se pierde gran parte de la esencia del título, como son las conversaciones entre los personajes o la esencial comunicación entre los jugadores para avanzar por los escenarios. 

Y esto es justo lo contrario de lo que podemos encontrar en Sniper Elite, donde somos un lobo solitario junto a su rifle. Aquí no. En Zombie Army 4 somos un escuadrón de élite de la resistencia contra los no-muertos de Hitler. Personaje que, aunque vimos morir en anteriores entregas de la saga, está de vuelta para implantar un nuevo Reich de terror y muerte. Y nuestro objetivo en la campaña será la de poner fin a sus planes de nuevo. Para ello, viajaremos a través de Italia y visitaremos diferentes localidades, ambientado todo a mediados de la década de 1940. 


Apartado técnico

Zombie Army 4 sigue la estela de la saga principal de la que nació. Y esto, como iremos viendo, se nota en varios puntos del título. Pero lo mejor es que Rebellion ha conseguido darle un punto extra a su entrega de zombies, consiguiendo un título fresco, muy divertido y visualmente atractivo.

Es cierto que la diferencia con Sniper Elite no es demasiada, pero cada nivel, sea de la campaña o de la horda, está muy bien recreado. Los escenarios son fidedignos a la realidad, ya que visitaremos ciudades como Milán, Roma o Venecia, donde iremos encontrando diferentes tipos de zombies. Incluso puede que alguno este vestido a la manera tradicional de la ciudad, como uno que nos encontramos de gondolero o unos púgiles en el cuadrilátero.

Quizás una de las pegas que podamos poner a los escenarios son algunas decisiones de diseño. Sobre todo las zonas inundadas de agua, que cortan de lleno el ritmo trepidante de toda la campaña, siendo muy pesadas de pasar. El movimiento en estas zonas es muy tosco y excesivamente lento, siendo justo el contrapunto al resto de movimientos del título, donde si que notaremos que Zombie Army 4 apuesta por una mayor velocidad a la hora de disparar, realizar ejecuciones o avanzar por el mapa. 

Por otro lado, el principal atractivo del juego, los zombies, tienen un diseño exquisito. Tenemos varios tipos, desde los más normal que pueden ir equipados con cascos o armas, hasta los generales nazis, cuyo único punto débil es el corazón. Todos se diferencia bien y cuentan con elementos únicos de su clase, creando auténticas hordas homogéneas de zombies incontrolables.

Por otro lado, es de alabar el toque de película de serie B con el que cuenta Zombie Army 4. Y no sólo por la estética lúgubre y oscura de los diferentes escenarios, si no por la ambientación en plena II Guerra Mundial y, sobre todo, por los personajes principales del juego. Personaje que tienen una construcción impresionante, siendo uno de los mejores puntos del juego. Carismáticos y divertidos a partes iguales, dan la nota de humor justa a la historia y aseguran más de una buena risa. Es especial con los comentarios que realizan ante los acontecimiento que van ocurriendo a lo largo de toda la aventura.

Por último, cabe destacar el increíble poderío técnico que demuestra Rebellion con Zombie Army 4. Nosotros lo hemos jugado en Xbox One X y es una auténtica delicia. La compañía nos da la opción de jugar en modo Rendimiento o Calidad. Nosotros decidimos jugar con el modo Rendimiento, sacrificando algo de calidad gráfica pero obteniendo mejor tasa de FPS, y el resultado fue excelente. 60 FPS estables que sacarían los colores a más de un título que presume de resolución, con multitud de enemigos en pantalla, explosiones y mucho movimiento sin que se resiente ni un apéndice. Por que a pesar de todo ello, no nos hemos encontrado con ningún tirón ni caída de FPS en ningún momento. El juego se mantiene sólido siempre, incluso con momento donde las explosiones, el fuego y los disparos se suceden sin parar. 


Jugabilidad

Pero si hay algo que en Rebellion saben es que su fórmula para hacer shooter funciona y gusta. Y es por eso que en Zombie Army 4 vuelven a lo de siempre: tiros y hordas casi infinitas de zombies, a lo que añade el cooperativo que asegura una buena dosis de diversión con los compañeros. Además, la compañía ha añadido un contador de puntos en cada misión para asegurar los piques entre los miembros de cada escuadrón para ver quién mata más zombies, lo que nos asegura que busquemos en cada combate hacer el mayor combo posible.

Recomendado:  Más de 300 descuentos en las nuevas Ofertas con Gold de esta semana

Todos estos elementos conforman el pilar central sobre el que sustenta la jugabilidad de Zombie Army 4. Una base a la que la compañía ha querido agregar algunos elementos extras que le añaden cierta profundidad al juego. El primero de estos es que cada personaje, mas allá de su excelente construcción, es único y cuenta con sus puntos fuertes y débiles. De este modo, encontramos que hay personajes que son más débiles al daño de balas o cuentan con un movimiento más lento, mientras que cuentan con un ataque cuerpo a cuerpo mejorado o que tienen un aumento de la probabilidad de realizar un crítico en tiros a larga distancia.

Por otro lado, nuestro arsenal es, por el momento, algo corto. Es cierto que contamos con pistolas, rifles, escopetas y fusiles de asalto, pero no tenemos más de diez opciones disponibles entre todas. Un arsenal algo corto que tiene visos de aumentar en el futuro vía DLC. Pero más allá de este menor número, cada arma tiene diferentes mejoras que podemos aplicarle. Todas tienen tres árboles de mejora con tres niveles que nos permitirán ganar más munición por cargador, más daño o añadir un nuevo tipo de proyectil. En cada una de ellas va variando dependiendo de su tipo, pero permiten que cada jugador las personalice para adaptarlas a su estilo de juego.

Para mejorarlas tendremos que conseguir las mejoras de arma, que se obtienen tanto en la campaña repartidas en cada capítulo cómo subiendo de nivel. Además, si desbloqueamos todas las opciones de un arma podremos conseguir su maestría realizando una tarea especial con ella. Esta va desde matar zombies cada dos segundos para conseguir un total de treinta hasta matar a los tipos más peligrosos atacándoles sus puntos débiles un total de cien veces. Una idea que nos permite dominar al completo un arma y conseguir su mejor versión, así como nuevas ventajas y mejoras. 

Pero las armas no será lo único que podemos mejorar, ya que a nuestro personaje podremos añadirle hasta cinco ventajas. Las ranuras para cada una las vamos desbloqueando según subimos de nivel, al igual que las propias ventajas. Eso sí, cada una cuenta con tres niveles y para conseguir subir cada una tendremos que realizar diferentes acciones en el juego. Desde reanimar 30 veces a nuestros compañeros a matar un número determinado de zombies con explosiones. Esto es una manera más de especializar a cada jugador, ya que contamos con 36 ventajas diferentes que nos aportarán mayor regeneración de salud, más munición o una reducción al daño de balas.

Por último, parta finalizar con la especialización de cada uno, podremos elegir un ataque cuerpo a cuerpo diferente. Tenemos cinco para elegir, con tres niveles cada uno. Todo se irá desbloqueando según subamos de nivel y nos permitirá obtener un ataque cuerpo a cuerpo mejorado.

Dejando atrás el terreno de las armas y los personajes, nos encontramos con que por primera vez en Zombie Army se incluye la famosa cámara de Rayos X de Rebellion. Y su implementación es perfecta, ya que han retocado la velocidad de la misma para adaptarla al frenetismo de Zombie Army 4. Y es que, si en Sniper Elite está cámara es fiel reflejo de su jugabilidad (en especial al mostrarnos en cámara lenta nuestro certero tio), en el nuevo título de la compañía le han aumentado la velocidad. Esto permite que no se rompa el ritmo en cada combate y además solventa una de las pegas que la propia compañía detectó al implementarlas: ¿cómo incluir algo que sólo ve un jugador en una partida de a cuatro?

Su solución fue tan sensata como sencilla, aumentarle mucho la velocidad para que apenes dure unos segundos. De este modo no interrumpe la acción y sigue permitiendo disfrutar de este tipo de disparos slowmotion que tanto gustan a los jugadores. Y, cómo sucede en Sniper Elite, sigue siendo igual de impresionante ver cómo se destrozan cráneos, brazos, bazos y partes nobles de los zombis.

Este aumento en la velocidad permite, como hemos comentado, no romper con el ritmo que el propio juego imprime. Uno que es muy alto, inducido por dos factores: el alto número de enemigos que nos encontramos cada momento y el amplío arsenal y munición del que disponemos. Todo ello hace que la acción en Zombie Army 4 sea frenética y un sin parar. Todo esto conjuga fenomenalmente con el control de nuestro personaje, que ahora es mucho más rápido, ligero y dinámico. Sobre todo en materia de animaciones, donde los movimientos o son más orgánicos y mucho más rápidos en sus transiciones. Y todo juega en pos de imprimirle un ritmo endiablado al título, que no permite tomarnos ni un segundo de descanso entre zonas.


Duración

Zombie Army 4 cuenta con una ventaja importante cuándo nos ponemos a hablar de la duración: el modo horda.  Un modo en el que nos encontramos cuatro mapas y un número limitado de rondas para poder escapar airosos: doce. Pero en sí mismo, cada mapa es infinito y se va complicando con el paso del tiempo. En estos escenarios, jugando con varios compañeros, es muy fácil tirarse las horas masacrando hordas de zombies, pasando rondas y aumentando nuestra puntuación personal. 

Recomendado:  ¿Porqué la próxima generación promete ser la mejor de todas?

Lo bueno de este modo Horda es que consigue ser muy agobiante. El escenario se va abriendo según vamos pasando las rondas y cada tenemos más flancos que cubrir. En total, como ya hemos comentado,  tenemos que conseguir un mínimo de doce rondas para poder escapar y dar por finalizada la partida. Eso sí, si nos vemos capaces podemos seguir todo lo que queramos o hasta que caigamos muertos ante las infinitas tropas de Hitler.

Por otro lado, la campaña tiene la duración exacta y justa para un shooter: entre 15 y 20 horas. Una duración más que suficiente y que sabe a poco, sobre todo por que se hace muy divertida de jugar y de avanzar por ella. Además, plantea unos escenarios muy variopinto y bien diferenciados entre ellos, que no permiten acostumbrarse ni conocérselos al dedillo. En especial por que cada dos por tres la propia historia nos cambia de escenario, con medidas y disposiciones diferentes, lo que aporte un aire fresco a cada sección.

Eso sí, al configuración de las misiones si se pueden hacer algo repetitivo, ya que su disposición es casi siempre igual. De este modo, tendremos que ir avanzando por los diferente mapas acabando con zombies hasta llegar a una horda. Cuándo la superemos, nos tocará de nuevo avanzar hasta la siguiente horda. Y así continuamente. Es cierto que Rebellion introduce algunos elementos diferenciadores en cada misiones que tendremos que ir completando, como reunir unas piezas de un mecanismo o activar un número determinado de pulsadores.

Pero, a pesar de ello, el juego no se hace monótono. Sobre todo por que su gameplay es muy divertido y no hace nada pesado enfrentarse a hordas cada dos por tres. Al revés, esperas con ganas la siguiente. En especial por que de verdad agobia enfrentarse a ellas. Por que el juego transmite lo que siempre hemos visto en películas y series de zombies: es imposible enfrentarse a ellas sin sufrir. De este modo, aunque veamos que la horda esta lejos y empecemos a acabar con los zombies con nuestro rifle de francotirador, nos será imposible evitar que se acerquen a nosotros. Así, al poco tiempo, tendremos encima a todos los zombies y tendremos que luchar por sobrevivir desde las distancias cortas.

Otro punto a favor de la compañía es que invita a rejugarla al menos un par de veces más. Primero, para conseguir todos los coleccionables y mejoras de armas de cada capítulo. Y segundo, por que en las dificultades más altas la satisfacción es mayor, a la par que se convierten auténticos desafíos. Y, por si fuera poco, tenemos los eventos semanales, que nos pondrán ante desafíos únicos en las diferentes misiones de la historia.

Estos serán de toda índole e irán rotando cada semana. El primero que estuvo disponible, y que pudimos jugar, fue el que nos retó a pasar el primer nivel del juego sólo con los rieles, sin armas secundarias. Eso sí, no sólo nos pondrán estos hándicap o complicaciones, si no que también nos aportarán alguna ventaja. En este primer caso fue que contábamos con munición infinita, lo que nos permitió que no nos costase tanto acabar con la misión. Quizás esa sea la nota negativa de este modo, al menos de momento y a la espera de conocer nuevos eventos semanales, que la ayuda termina pesando más que el hándicap.


Conclusión

Sin duda, Rebellion ha conseguido dar con la tecla exacta para Zombie Army 4: Dead War. Y eso que algunas de las decisiones que han tomado para esta entrega podrían haber salido muy mal. Pero el trabajo de la compañía ha sido impecable y nos traen un título que lleva por bandera la diversión cooperativa. Por que sí, ese es su gran punto fuerte, el ofrecer un título cooperativo frenético, de los que gusta jugar en equipo y se disfruta más en escuadrón que en solitario. 

El ritmo que le han imprimido al gameplay es todo un contrapunto a lo visto en otros juegos de la compañía. Frenético, sin pausa y ágil, permitiéndonos no tener ni un segundo de descanso. Las armas ayudan a eso y se nota todo su trabajo previo en cuanto a balística y efecto de gravedad en ellas. Algo que está palpable en cada disparo, certero o no, jugando un papel importante a la hora de sobrevivir a las interminables hordas de zombies.

Además, la compañía ha implementado una curva de aprendizaje perfecta, que nos permite ir adaptando nuestras armas y a nuestro personaje a nuestro estilo de juego. Esto lo consigue gracias a las mejoras de armas, ventajas y ataques cuerpo a cuerpo.

En definitiva, Zombie Army 4: Dead War es un título que gustará a todo el mundo que se acerque a él. En especial si se juega en cooperativo, donde más destaca ese título, gracias a sus personajes y la acción a raudales. Sin duda, uno de los grandes shooter que tendremos este año.

*Gracias a BadLand Games por proporcionarnos el material para la review. 

9
Imprescindible

Lo Mejor

  • La inclusión de la cámara de muerte.
  • Buena construcción de los personajes, con diferentes personalidades, fortalezas y debilidades.
  • El modo cooperativo aporta un soplo de aire fresco a la saga.

Lo Peor

  • Zonas inundadas innecesarias y que rompen con la dinámica general del juego.
  • Niveles algo repetitivos en su fórmula y articulación.
  • Poca variedad de armas.
8.5 Apartado Técnico
9.5 Jugabilidad
9 Duración
Facebook Twitter E-mail
JGBassols

Mi vocación fue siempre la arqueología, pero por azares del destino termine enamorado de la Egiptología. Pero, sobre todo, soy periquito y gamer. Además, soy amante de las buenas historias. Si no me ves estudiando, estaré con un mando y una aventura en la consola.

Deja una respuesta