Análisis de Woven The Game



A lo largo del año, nos encontramos con todo tipo de videojuegos. Puzzles, exploración, aventura, terror y muchos géneros tanto por indies como de producciones triple A. Respecto a los indies podemos encontrar como tratan de destacar por la historia, el apartado artístico o cambios en el gameplay base. Un ejemplo de un título que apuesta por lo visual es Woven, de Alterego Games.

Woven es un juego donde llevaremos a un elefante hecho de lana, Stuffy, que, en una aventura, no tendrá todo el relleno que cabría esperar. Esto hará que se mueva errático, hasta que encuentra a Glitch, una luciérnaga de metal que podrá conectarse a una serie de máquinas que hay por el mundo, y por lo tanto arreglar a Stuffy. Esto le llevará a una serie de aventuras por un prado, una playa, una montaña, un bosque y un desierto. No sabremos nada del pasado de Glitch, y parte de la aventura será descubrir qué hace aquí, y más importante, qué le espera a Stuffy.


  Síguenos en Google News

Algunos puzzles, descubrir una serie de tesoros escondidos y completar todos los mundos de la mejor forma posible. Estas son las premisas con las que contará un juego que, si bien no destaca demasiado, puede resultar entretenido para un público más infantil o aquel que le guste completar todos los juegos con los desbloqueables y secretos.


Apartado técnico

En Woven nos encontraremos un mundo lleno de color y de vida. Diferentes tipos de tejido serás los que nos encontremos en cada uno de los mundos. De hecho, cada mundo estará muy logrado, llegando a ofrecer diferentes ambientes dentro del mismo que se sentirán muy bonitos visualmente y que encajan a la perfección.

Una de las cosas que más destaca es el metal y las criaturas/construcciones que hay con esto. De hecho, este será el objetivo principal del juego, que Stuffy descubra como ha llegado todo eso ahí. Uno de los objetivos será utilizar a Glitch para descubrir las pinturas en las cuevas que hay en cada mundo. Estas pinturas serán muy vistosas, aunque ahí es donde es donde termina su utilidad.

Para movernos por los menús de los juegos tendremos que seguir la mano que indica dónde se encuentra el foco. Si bien esto puede resultar obvio, si volver a pulsar el botón de pausa, este no saldrá directamente de la misma, lo que ha resultado confuso a la hora de jugar.

Los textos de Woven estarán traducidos al español, aunque la voz se mantiene en inglés. No es del todo perfecta esta localización, y es que en algún caso veremos como se ha mantenido el mensaje en inglés, más por fallo que buscando alguna intención en concreto.


Jugabilidad

Las acciones serán realmente sencillas, y fáciles de aprender. Contaremos con el movimiento a través del stick derecho, confirmar las acciones con A, y una serie de habilidades de Stuffy y Glitch. Estas abrirán una rueda donde se encontrarán todas las disponibles, y que será muy fácil hacerse a este tipo de control.

Las habilidades de Glitch serán las mismas desde el principio del juego. Podremos iluminar con la bombilla que se encuentra en la parte trasera de este, que nos permitirá descubrir las cuevas y escapar de algunos enemigos como las plantas piraña. Además, podremos engancharnos a las máquinas para modificar a Stuffy, obtener nuevos patrones o descubrir más del pasado de Glitch. Por último, podremos escanear algunos elementos para obtener diseños o parches que ponerle a Stuffy.

Por otro lado, contamos con Stuffy, el protagonista de Woven. En función del patrón que utilicemos para los brazos, podremos contar con la posibilidad de dar un empujón a algunos objetos, coger algún elemento, pulsar un botón o incluso volar. La cabeza nos ofrecerá la posibilidad de hacer ruido, siendo uno genérico, o algo más específico con tres notas musicales que servirán para guiar a un búho y que haga lo que más nos convenga.

Por último, y quizás lo que más quebraderos de cabeza pueda darnos, tenemos las patas. Es lo que más cambiaremos a lo largo de la aventura, y es que podremos tener dos habilidades diferentes en los brazos al ir separados, cosa que no pasa en las piernas. Podremos saltar entre dos puntos concretos, o dar un pisotón en el suelo. Ambas serán muy necesarias a medida que avanza la aventura, aunque el tener que cambiar constantemente puede ser tedioso.

El resto de las acciones disponibles será movernos con el personaje. Aquí es donde viene lo peor del gameplay. Resulta realmente aburrido avanzar, ya que Stuffy caminará muy lento. Puede que haya momentos donde no se note tanto, o no de una forma tan exagerada, pero si que es algo que podemos ver cuando utilicemos a Glitch o, con un ala como brazo, volemos con Stuffy. Esto es mucho más ameno, sobre todo porque habrá partes donde tendremos que recorrer grandes distancias de un lado a otro (sobre todo si nos perdemos). Un mapa donde más puede pasar es en la playa.

Entre los coleccionables, nos encontramos con tres cuevas con estas pinturas rupestres, unos 30 diseños tanto planos como de cualquier tipo esparcidos por el mundo, y cinco patrones que nos darán nuevas habilidades o, simplemente, un diseño que nos guste más. Por supuesto, todo es opcional y la historia solo requerirá que avancemos completando lo que se solicite.

Una ventaja para obtener todo, además de explorar, es ver las indicaciones que nos dará Glitch sobre algunas acciones sugeridas. Algunos diseños se encuentran dentro de plantas o de conchas, en función del mundo, y será necesaria la acción del pisotón, seguido de la investigación de Glitch. Para todo esto, nos guiará en cierto modo este último, algo que un niño podrá agradecer mucho.


Duración

Completar cada mundo será cosa de lo rápidos que podamos ser a la hora de avanzar, completar los puzzles o utilizar/conseguir las habilidades necesarias. Por lo general, nos encontramos con cinco mundos diferentes con el que tardaremos 1 hora aproximadamente en cada uno de ellos.

En función de nuestra habilidad, esto puede ser suficiente para conseguir todos los patrones, cuevas e historia que nos ofrece, aunque si nos perdemos igual llega a resultar mucho más largo. Al final es cuestión del tiempo que deseemos invertir nosotros mismos, pero de media deberíamos esperar un total de 5/6 horas para todo Woven.


Conclusión

Woven es un título sencillo, con una premisa muy simple que invita a explorar el mundo y todo lo que tiene para ofrecer. Si ofreciese un minimapa podría resultar algo menos complicado en ciertas ocasiones, aunque por lo general perderse buscando una zona puede resultar parte de la aventura que están viviendo tanto Stuffy como Glitch. Además, no hay que olvidar una actitud muy importante que podemos ver en ambos personajes, y es que la lealtad que se muestran entre si resulta emocionante y bonito a partes iguales. Lo mejor de todo es toda la personalización que ofrece, pudiendo cambiar prácticamente todo lo visual del personaje.

Ningún juego es perfecto, aunque si es cierto que puede ser que cuente con más fallos que otros. Esto es algo normal, aunque si que puede llegar a resultar muy molesto. Además, la velocidad a la que se moverá nuestro personaje es demasiado lenta y llega a ser frustrante. La modificación de las alas ha dado un toque de aire fresco que lo ha hecho más ameno.

Si pensamos en un público general para el que puede ir dirigido este juego, hay que pensar principalmente en el público infantil.  Es una aventura llena de color, donde la personalización será crucial para continuar avanzando y que ofrece unas cuantas horas donde pueden explorar y dejarse llevar. Fuera de este quizás no termine de encajar.

 

6.5
Bonito

Lo Mejor

  • Incitación a la exploración
  • Personalización de Stuffy
  • Representación de los escenarios
  • Falta de un minimapa

Lo Peor

  • Velocidad de movimiento base de Stuffy
  • Falta de un minimapa
  • Algunos textos no han sido traducidos al español
5.5 Apartado Técnico
7.5 Jugabilidad
6.5 Duración
Facebook Twitter E-mail
Pablo Oraa Lopez

Desde pequeño con Nintendo y una Xbox para las grandes horas de juego. Si me tengo que quedar con un juego, Halo 3 conquistó mi corazón.

Deja una respuesta