Análisis de Thronebreaker: The Witcher Tales


Hoy toca volver a una de las sagas que más fuerza han tenido durante estos años, especialmente en esta generación de consolas, nos trasladamos de nuevo al mundo de The Witcher pero no de la forma que estamos acostumbrados, en esta ocasión lo veremos desde otra perspectiva y con un aspecto diferente, aunque esto no quiere decir que lo que veamos no nos resulte familiar de anteriores entregas. Esto es Thronebreaker: The Witcher Tales, el juego de rol basado en Gwent.

Como en cada análisis, nos toca empezar hablando del modo historia, que nos devuelve al universo de la saga pero esta vez con un toque mucho más modesto y que combina elementos RPG, estrategia, puzzles y los juegos de cartas, pues a medida que avancemos en la historia tendremos que ir reuniendo diferentes recursos, hacer misiones tanto principales como secundarias, y por supuesto los combates que se reflejan como partidas de cartas de una manera bastante inteligente y que se disfrutan.

En esta historia tomaremos el papel de la reina Meve, soberana de Lyria y Rivia, la cuál tendrá que prepararse para una guerra que cada vez parece más inevitable y evitar la invasión y destrucción de su reino. Nos acompañarán una serie de momentos de traición y lucha, u otros más pausados, en esta historia en la que manejaremos al personaje desde una vista isométrica donde vemos también el mapeado, por lo que podremos ver recursos y misiones que podemos hacer a lo largo de la aventura. Esta historia por supuesto, mantiene el tono adulto que lleva trayéndonos la saga desde siempre, con momentos en los que tendremos que tomar decisiones difíciles para poder seguir adelante y que pondrán a prueba nuestros principios.

Thronebreaker

Además esta historia se irá contando en parte con un narrador que aparece al principio del juego, por supuesto los personajes también tienen una buena parte en lo que a la narrativa se refiere, pues en los momentos de descanso podremos acampar en lugares, esto nos servirá para muchas cosas pero en la parte narrativa nos permitirá comunicarnos con personajes de la trama, pudiendo profundizar en su historia así como entablar relaciones con ellos. También tendremos momentos en los que antes de empezar las batallas  un breve momento de introducción, ya que los personajes se preparan para la batalla y describirán lo que ocurre.

Por supuesto, además de la historia principal también tendremos un amplio abanico de misiones secundarias, las cuales aumentaran el número de horas que le echemos al juego, esta parte ya es según el jugador y si se quiere avanzar en la historia de forma pausada o más bien se va directo a la historia principal.


Apartado técnico

En el apartado técnico no podemos alardear precisamente de gráficos, pero esto no tiene porque ser malo, ya que no es un juego que vaya a deslumbrar por su apartado visual, sin embargo, brilla en el artístico, ya que en Thronebreaker podemos ver unos toques de dibujo que son realmente buenos y agradables, por lo que estamos ante un juego que si bien no destaca, nos deja una vista de lo más agradable y bonita, que nos recuerda mucho a otros juegos que también usan un estilo de arte muy similar como Ori and the Blind Forest.

Thronebreaker

La banda sonora no es que sea precisamente algo que destaque, pero si que podemos oírla bien nada más entrar al menú del juego y se disfruta mucho, está todo más que correcto, aunque en esta entrega, si que podemos destacar una parte en concreto: en Thronebreaker disfrutaremos de un doblaje al castellano de alta calidad, algo que no vimos en los juegos anteriores de la saga de The Witcher.

Además durante la aventura todos los sonidos están muy bien conseguidos, especialmente durante las partidas ya que cada carta tiene efectos o algún sonido al lanzarlas, y se nota muy característico con cada una, además de tener una gran variedad y el escenario de tablero tiene buenos detalles, como el mostrar el líder de la baraja que se lleva durante las partidas.


Jugabilidad

Este juego reúne algunos conceptos que solemos ver en otro tipo de juegos, e incluso parece que convergen elementos que se ven en los juegos de estrategia. Sin embargo todo esto sirve para hacernos mejor a la hora de jugar las partidas de cartas que representan las batallas en el juego, algo que está mejor pensado de lo que parece en un principio. A lo largo de la aventura iremos recogiendo materiales y recursos, todo esto cuando manejamos al personaje desde la vista isométrica, ya que podremos explorar el mapeado y recoger estos recursos que a veces no se ven a simple vista, podremos hablar con la gente de los lugares que vayamos visitando, y si escuchamos atentamente sus palabras, puede que nos den recompensas.


Los tres tipos de recursos que encontramos aquí son: Oro, madera y tropas, y según lo que hagamos podremos usar estos recursos en ese mismo momento para resolver alguna pequeña decisión que debamos tomar para poder seguir avanzando, pero cuando podremos gastar recursos será cuando estemos acampados, ya que las tiendas se pueden mejorar y esto nos permitirá adquirir ciertos beneficios, especialmente a la hora de jugar las partidas de cartas.

Thronebreaker

Tenemos los diferentes edificios, como la tienda de la reina, la cual se podrá mejorar y nos dará acceso a novedades como el poder tener un gran mapa detallado de la región en la que estamos, o que podamos ver objetos y archivos que iremos encontrando por el mapa cuando lo vayamos explorando, ya que también encontraremos este tipo de objetos cuando vayamos de un sitio a otro y exploremos el lugar, pero hasta que no lleguemos a la tienda de la reina no podremos verlos.

También tendremos la opción de mejorar nuestro mazo, consiguiendo mejores cartas gracias a los recursos que tenemos, esto se consigue principalmente con el recurso de las tropas, y cuantos más recursos consigamos podremos crear y añadir mejores cartas al mazo para poder ir haciéndonos más fuertes a medida que avancemos en el juego. Además que a medida que vayamos avanzando en la historia y completar misiones, iremos añadiendo recursos a nuestras filas, además de aumentar nuestro ejército por lo que tendremos más opciones a nuestra disposición.

Thronebreaker

En cuanto a la jugabilidad en las partidas, creo que está bastante claro, ya que ahí es cuando entramos en el ambiente del Gwent de forma total, ya que en Thronebreaker la jugabilidad y la forma de jugar es exactamente la misma. La partida está dividida en diferentes rondas y tendremos que usar las cartas para conseguir más puntos que el rival, para ello usaremos las cartas que tengamos disponibles para sumar puntos nosotros o restarle al enemigo, la idea es que ganemos más rondas que el contrincante, por lo que si empatamos a una ronda ganada, se abre una extra para decidir el ganador, también tenemos a los líderes de cada mazo en la parte izquierda del tablero, con ellos podremos usar un poder especial en las cartas enemigas o aliadas, todo depende del personaje, aunque aquí llevamos a la reina con la habilidad de fortalecer a unidades aliadas, en el juego de Gwent había más variedad a la hora de ver las habilidades de los diferentes líderes de mazo.

Sin embargo, hay un punto importante a añadir en este apartado y que ha conseguido darle una buena mejora a lo que vemos de forma normal en Gwent, ya que si bien las partidas son sacadas de este mismo, realmente esto no hace que se haga monótono en ningún momento, ya que las partidas cambiarán según el contexto y la situación en la que se mueva la historia en ese momento, por lo que los objetivos de cada partida pueden variar, y con ello la forma de jugarla, algo que ha sorprendido mucho y que sorprenderá a los fans del juego de cartas multijugador.

Thronebreaker


Duración

Con respecto a la longevidad del título, no podemos decir una cantidad exacta de lo que dura, ya que aquí también depende en gran medida de lo que el jugador aproveche la historia disponible, aunque tenemos un hilo principal, también tendremos momentos de jugar misiones secundarias que harán más larga la experiencia, se calcula que nos llevará unas veinte horas completar Thronebreaker, pero con todas las secundarias a completar se puede alargar mucho más.


Conclusión

Thronebreaker es un juego que se une a la saga de The Witcher, y lo hace de una forma única y diferente al resto de juegos, pero a la vez mantiene ese ambiente adulto y de un mundo que realmente es más duro de lo que parece en un principio, con una protagonista mayúscula y que tiene una gran tarea por delante en esta aventura. Aunque el apartado técnico es algo que no destaca, resulta muy bonito y agradable a la vista, además de una banda sonora muy buena y un doblaje al castellano de lo mejor, algo que ha sorprendido por no ser la norma en los juegos anteriores.

*Gracias a CD Projekt por habernos proporcionado el material para la review.

8.5
RECOMENDADO

Lo Mejor

  • Apartado técnico agradable a la vista.
  • Buena historia con un número de horas considerable.
  • Muy buen doblaje al castellano.

Lo Peor

  • Progresión del campamento sin mucha profundidad.
8 Apartado Técnico
9 Jugabilidad
8.5 Duración
Javier Sirvent

Spartan y técnico informático que vive al ritmo del metal. Gran amante de los videojuegos y de la cerveza.

Análisis de Thronebreaker: The Witcher Tales

por Javier Sirvent tiempo de lectura: 6 min
0