Análisis de The Golf Club 2019 Featuring PGA Tour

Iniciamos septiembre, ese mes en el que, como si de año nuevo se tratase, empezamos nuevas etapas con nuevos  propósitos para el nuevo curso, ya sea tras las vacaciones en el trabajo, el parón veraniego de las clases o, en el caso de los juegos de deportes, el inicio de una nueva temporada. Y es que septiembre es el mes en el que los principales juegos y simuladores deportivos lanzan al mercado sus nuevos títulos, ya sean el PES o Fifa en el caso de fútbol, 2K o NBA Live en baloncesto o, como es el caso de este análisis, The Golf Club para los amantes de este deporte.

Y es que, en los últimos tiempos, hablar de simuladores de golf nos lleva directamente a pensar en The Golf Club, la franquicia creada por HB Studios y que cuenta ya con tres títulos en su haber, contando con el recién aparecido The Golf Club 2019, el cual ha contado con la colaboración, esta vez como editora, de la compañía americana afincada en California 2K Games.

Este año, además, el título de HB Studios viene con novedades que resultarán sin duda apetecibles para los amantes de este deporte. Primero y principal, por primera vez el juego contará con la licencia oficial del circuito PGA, licencia que permanecía sin dueño desde el lanzamiento de Rory McIlroy PGA Tour de EA en el año 2015. Así, los jugadores veteranos y sobre todo aquellos familiarizados con el circuito, podrán adentrarse en los campos reales durante el recorrido, lo que siempre es un aliciente para este tipo de juegos.

Así pues, The Golf Club pretende hacernos llegar un juego que sea un simulador exigente para los veteranos del género, con el reto añadido de lograr además una incursión asequible para aquellos que no hayan tocado nunca un simulador de golf y no estén familiarizados con sus mecánicas, pero… ¿Lo han conseguido esta vez en HB Studios?


Apartado Técnico
En este aspecto, The Golf Club 2019 deja luces y sombras. Con la inclusión de 2K en la edición del título, cabía esperar la participación de Visual Concepts en el motor gráfico del título, que tan buenos resultados están dando en la saga NBA en los últimos años. Sin embargo, 2K definitivamente solo se encarga de la edición del juego, recayendo todo el peso entonces en HB Studios.

Así, como decíamos, el apartado gráfico muestra un acabado que deja dudas. En un primer momento, la primera impresión que deja es general es buena, no hay nada que a primera vista desentone y el conjunto de los escenarios y nuestro golfista no forman una estampa que sobre todo calificaría de agradable y, sobre todo, relajante, con unos escenarios que pretenden mostrar toda la espectacularidad del campo abierto y la naturaleza.
Sin embargo, son los detalles lo que pueden empañar la experiencia en este aspecto. Me explico. Los partidos se desarrollan en campos en los que el horizonte es una constante: grandes espacios abiertos ante nuestros ojos, montañas de fondo, a veces, el mar. Así, cabría esperar que la finalización del apartado gráfico en este sentido fuera perfecta y cálida a la vista. Por desgracia, en ocasiones y sin llegar a ser algo escandaloso, podemos encontrar dientes de sierra que puede estropear la vista final de estos paisajes. Asimismo, ante tanto espacio, cabría esperar un gran detalle en los elementos que pueden “dar vida” al campo de golf: los animales del entorno, la vegetación que nos rodea y, sobre todo, el público que nos acompaña.

Y es que este es el mayor problema de todos y el que, sin duda, te va a llevar a fijarte después en estos detalles de los que hablaba. El público, tristemente, desde un primer momento la sensación de artificial: los modelos son pocos, sus expresiones inexistentes y sus gestos robóticos por completo. Además, son pocos y están muy cerca, por lo que es invertible percatarse de esto. La sensación es, finalmente, que estamos jugando rodeados por muñecos que se mueven.
Por último, el diseño de nuestro jugador es sólido y aunque sí podría dar la sensación de “plastiquete” en según qué momentos, el acabado final es correcto sin lugar a dudas.

El apartado sonoro nos deja con una muy bien escogida y agradable banda sonora. La música acompaña en todo momento a llevarnos ante la relajación que este deporte invita a tener. Durante los partidos, la música desaparece y será el sonido ambiente quien nos acompañe: el sonido de algún pájaro, los aplausos del público y la voz del comentarista, la cual está tremendamente bien implementada, acompaña tus acciones correctamente y da una sensación de tranquilidad óptima. En definitiva, el apartado sonoro durante los partidos respeta a máximo la sobriedad y la concentración que requiere la práctica de este deporte, convirtiendo la experiencia en algo muy recomendable de probar.

Mención especial para la física de la pelota: es simplemente perfecta. Puedes sentir su peso en cada lanzamiento y su comportamiento, tanto en el aire como en el terreno, es sublime en cada ocasión, lo que dota al juego de lo necesario para lograr una buena simulación.
En cuanto al idioma, las voces estarán en inglés en todo caso. Eso sí, todos los textos están traducidos al castellano, por lo que no tendremos absolutamente ningún problema para jugar.


Jugabilidad
Sin duda el examen más importante para The Golf Club, el cual pasa con sobresaliente. Como decíamos, desde HB Studios han tratado de juntar un buen simulador de golf con la accesibilidad para los novatos y vaya si lo han conseguido.

Lo primero que hacemos al entrar en el juego es elegir qué stick será nuestro palo de golf, tras lo que pasamos al tutorial. Para aquellos que no conozcan el mundillo, a primera vista puede parecer todo confuso y complicado. Nada más lejos de la realidad: si nos dejamos llevar por el tutorial estaremos preparados para, al menos, ser capaces de lanzar un par de bolas sin problema. Eso sí, el gameplay es profundo y requerirá de horas para poder llegar a ser dominado a la perfección, por lo que, aunque seamos capaces de divertirnos desde el minuto uno, tardaremos y mucho en convertirnos en verdaderos maestros del golf y poder competir en las dificultades más elevadas.

Los campos nos muestran el horizonte y la naturaleza.

Los principios son básicos: stick hacia atrás para cargar el golpe, stick hacia adelante para golpear. Eso sí, el control es sumamente preciso. Hay que controlar los tiempos para la fuerza y la precisión del golpe, realizar el movimiento con precisión para no desviar el lanzamiento sin querer (más de una vez lanzaremos la bola fuera del campo) y hay que tener en cuenta parámetros como la fuerza del viento, su dirección e incluso la inclinación del terreno.
Además, el juego transmite una sensación de logro enorme. Un buen drive será recompensando con un cambio de cámara que nos mostrará el vuelo de la bola. Asimismo, realizar un putt (qué delicia es el putt y qué bien lo han ejecutado en HN Studio) largo que acabe en el hoyo es reconfortante y esperanzador, dejando con ganas de seguir mejorando nuestra habilidad.

Entramos en los modos de juego.

El mayor aliciente, como comentaba al principio, es la inclusión de la licencia de oficial del circuito PGA. Así, dispondremos de un modo carrera en el que tendremos que llevar a nuestro golfista desde la Q-School, pasando por la Web.com Tour para finalmente llegar al PGA TOUR.

El modo se centra en nuestro jugador: ir subiendo puestos hasta conseguir ser los mejores y ganar dinero para comprar la ingente cantidad de ropa que ofrece el modo, la cual sin duda de una capacidad de personalización enorme para nuestro golfista y nos hará diferenciarnos con otros jugadores en el modo online.
Sin embargo, no esperéis una historia como myCareer en 2K, aquí venimos a jugar a golf y ser los mejores. Eso sí, contaremos con determinados rivales directos con los que se nos comparará y que nos otorgará dinero superar sus puntuaciones. Además tendremos unos patrocinadores que nos aportarán dinero y elementos exclusivos (relojes, etc.) según vayamos ganando popularidad.

Los patrocinadores nos aportarán diferentes beneficios.

La dificultad dependerá de nosotros y subir el nivel a la CPU solo hará que nuestros rivales (por desgracia no hay jugadores reales del circuito profesional) cometan menos errores en sus lanzamientos. De nuevo, la curva de dificultad es perfecta y ser los mejores en niveles altos es algo que llevará tiempo, pudiendo competir sin problema en los más bajos. Además, los partidos son largos, por lo que el factor suerte puede ayudarte en un hoyo, pero creedme cuando os digo que 18 hoyos se hacen largos para encomendarse a la diosa fortuna: hay que saber cuándo arriesgarse, cuando ser conservador en el lanzamiento y, sobre todo, aprender a ser precisos en el golpeo.
A parte de esto, contaremos con un modo en el que podremos crear campeonatos personalizados, ya sea en solitario u online. Asimismo, el juego contará con matchmaking para jugar online contra aquellos que compartan nuestro “hándicap”.

Un error en el golpeo nos puede llevar a situaciones complicadas.

Otra buena noticia es el editor de campos. Es fácil de manejar y tiene enormes posibilidades a la hora de crear nuestros campos, que podremos compartir vía online en los que podremos competir con otros jugadores.
En definitiva, la experiencia de juego de The Golf Club 2019 es muy, my positiva y logra aunar lo complejo de la simulación con la accesibilidad para el novato.


Duración
Aquí la respuesta la tenéis vosotros, ¿Cuánto queréis que os dure el juego? Conseguir todos los coleccionables para vestir a nuestro golfista nos llevará tiempo pero, así como dominar los niveles más altos en el PGA Tour. Ahora, el tiempo en el modo online, al que se añade el editor de campos, nos pude dar un número indeterminado de horas en las que sin duda disfrutaremos de lo lindo.

Además, el juego es lo suficientemente exigente y profundo para que no nos aburramos: conocer todos los palos, los lanzamientos más propicios para cada ocasión nos tendrá pegados a la pantalla largas horas sin que nos demos cuenta.


Conclusión
The Golf Tour 2019 consigue enganchar, es desafiante y profundo en su gameplay para los veteranos y de fácil acceso para los novatos. Las físicas de la pelota y todo lo que corresponde a la simulación muy muy buenos y aunque el juego flojea en su apartado gráfico, sobre todo en los entornos, nos proporcionará una experiencia muy positiva y que nos dará muchísimas horas de entretenimiento a poco que nos guste este deporte.
En resumen, un gran trabajo de HB Studios, que sube el listón y de quien se esperan grandes cosas en próximos títulos.

Agradecemos a 2K el habernos facilitado el material para realizar este análisis.

8.5
Recomendado

Lo Mejor

  • El gameplay es fantástico
  • Cuenta con la licencia oficial de PGA Tour
  • El editor de campos
  • La curva de dificultad es perfecta

Lo Peor

  • El apartado gráfico deja que desear
  • Los detalles del entorno están poco cuidados
  • No hay comentarios en castellano
7.5 Apartado Técnico
9 Jugabilidad
9 Duración
Anímate a comentar esta noticia y comparte tus impresiones con nosotros. ¿No tienes cuenta en Generación Xbox aún? Regístrate aquí y no dejes de seguirnos en redes para estar al día.


Javier Santos

Microsoft, Nintendo o Sony, cualquier plataforma es buena para pasarlo bien. Aficionado a la literatura fantástica y de ciencia ficción. La Historia es lo mío. Praise the Sun

Deja una respuesta

Análisis de The Golf Club 2019 Featuring PGA Tour

por Javier Santos tiempo de lectura: 8 min
0