Análisis de The Division 2: Warlords of New York



La Strategic Homeland Division, más conocida como SHD, es la división de los Estados Unidos encargada de mantener el orden en situaciones de extrema emergencia. Desde el fatídico día que se extendió la Gripe del Dólar, The Division ha luchado por mantener el orden en todo el territorio urbano, enfrentándose a grupos armados de anarquistas y terroristas.

Tras conseguir salvar a Washington D.C. de la anarquía total, recibimos un aviso urgente: Nueva York nos necesita. Un agente renegado de la organización, Aaron Keener, ha soltado una nueva cepa del virus de la Gripe del Dólar, sembrando el caos en la ciudad y apoderándose del sur de la misma. Además, junto a sus cuatro lugartenientes, ha asaltado y acribillado a la mayoría de los agentes de The Division de la ciudad. Quedan muy pocos, están solos y se enfrentan a un enemigo que ha conseguido infiltrarse y poner de su lado a las principales bandas de Nueva York: los Rikkers y los Cleaners.


  Síguenos en Google News

Por si fuera poco, las comunidades civiles ya no ven con buenos ojos a The Division y no confían en ellos. Están solos y necesitan ayuda. Es hora de volver a Nueva York. Es hora de hacer frente a Keener y a sus hombres y recuperar Manhattan. Agente, bienvenido a The Division 2: Warlords of New York.


Apartado técnico

The Division 2: Warlords of New York es la primera expansión del looter shooter de Ubisoft. Con esta, que continúa los acontecimientos justo donde lo dejó el Episodio 3 del Año 1, la desarrolladora gala quiere seguir ampliando el mundo del juego, con una campaña frenética que se enfoca mucho más en la narrativa, el único aspecto del que quizás pecaba el juego base.

Por que frente a él, donde se primó la acción por encima de todo, en Warlords of New York encontramos unas diez horas de campaña donde la narrativa y la acción van de la mano. Es cierto que quizás Keener no es el mejor villano de la historia, pero sí que encontramos un contexto mayor y una historia mejor para esta campaña. Y todo ello aderezado con él siempre impecable trabajo de Ubisoft recreando mundo abiertos.

Por que sí hay algo que sabe hacer esta compañía es crear mundo enormes, vivos y llenos de detalles. Y esta nueva Nueva York no es una excepción. Es verdad que el mapa no es tan grande como el de Washington o el de la propia NY del primer juego, pero sigue siendo una auténtica maravilla lo bien recreado que está. Todos los elementos, edificios, personajes y enemigos, animales, etc cuentan con un nivel impresionante, demostrando una vez más lo bien que trabaja y exprime Ubisoft el Snowdrop.

Para esta ocasión, en Warlords of New York nos vamos a encontrar a una Nueva York cambiada desde nuestra ultima visita. Aún están presentes todos los elementos y decoraciones navideñas del fatídico día en que empezó la pandemia. Sin embargo, la nieve y el frío han dado paso al barro, las inundaciones y la vegetación. Además, en estos seis meses que han pasado han tenido lugar diferentes fenómenos atmosféricos, como huracanes, que han arrasado con partes de la ciudad.

Todo ello se siente y está presente en cada paso que damos por la zona sur de Manhattan. Wall Street, Chinatown o el Puente de Brooklyn son algunos de los sitios icónicos de la ciudad de Nueva York que están presentes en esta expansión. Con todo ello, y a pesar de ser un mapa de menores dimensiones, tiene el suficiente recorrido para ofrecernos toda una nueva experiencia made in The Division. Encuentros aleatorios, recompensas, coleccionables, etc.

Por último, destacar que en líneas generales nos ha dado la sensación de que Warlords of New York ofrece una mejora visual y gráfica en algunos elementos. En especial en los personajes y sobre todo en sus expresiones y movimientos. Ya en el juego base tenían un gran acabado, pero la sensación que nos da al ver de nuevo a Kelso o a Faye de nuevo es de que cuentan con una gran mejora. 

Además, no nos hemos encontrado con ningún tipo de popping durante nuestras partidas, algo de lo que adolece de vez en cuando The Division 2. Por supuesto, tampoco hemos tenido ni bajones de fps, ni bugs, ni ningún otro tipo de juego durante nuestras sesiones de juego en una Xbox One X.


Jugabilidad

Warlords of New York no cambia nada de la jugabilidad per se de The Division 2. El juego sigue disfrutando de tiroteos frenéticos, donde prima la coordinación con los demás agentes y la estrategia. Y si somos un lobo solitario, será fundamental que hagamos un buen uso de nuestras herramientas y armas especializadas.

La expansión de The Division 2 definitiva. - ¡Comparte!    

Esto es algo obvio, ya que estamos ante una expansión de contenido y del juego base. Sin embargo, si que ha aprovechado Ubisoft para remodelar algunos aspectos que quedaban más cojos o que los usuarios demandaban mejorar. Uno de ellos era sin duda el aspecto más RPG del título, que ahora evoluciona a lo que la compañía denomina como RPG 2.0.

Desde que está activo Warlords of New York, los menús se han simplificado, siendo mucho más fácil navegar por ellos. Además, se ha mejorado mucho las armas y la información sobre ellas, además de aclarar cada punto fuerte y que aportan a nuestras estadísticas. Con esto, los usuarios tienen mucho más fácil crear un conjunto que se adapte mejor a su estilo de juego, con una información mucho más clara y concisa. Ahora podemos ver mejor cómo el equipo mejora nuestra salud, daño, armadura, o las specs de nuestras habilidades. 

Hablando de habilidades, Warlords of New York suma tres nuevas a disposición de nuestro agente. Estas, a diferencia de las básicas de The Division 2, las conseguiremos al derrotar a cada uno de los lugartenientes de Keener. Estas son las habilidades con las que cuentan los propios agentes renegados. El Señuelo crea una imagen holográfica de nuestro personaje, lo que distrae al enemigo y nos permite cambiar de ubicación, recuperar armadura o recargar a salvo de las balas del enemigo.

Otra habilidad es la Trampa, la cual forma un pequeño campo de minas de pequeños dispositivos electrónicos que aturden a los objetivos cercanos. Por último tenemos la Bomba Adhesiva que cuenta con dos variantes. La primera de ellas es la Explosiva, la cual dispara una carga adhesiva que explota con un amplio rango de alcance. La segunda variante es la Quemadura, la cual prender en llamas al objetivo, creando una zona de llamarada que puede quemar a los enemigos en un área mayor. Ambas versiones, además de sus efectos, ralentizan a los enemigos e impiden que se muevan.


Duración

Completar la nueva campaña de The Division 2 nos llevará alrededor de 10 o 15 horas. Dependerá de nuestra habilidad y de si jugamos en compañía de otros agentes o no. La dificultad en esta ocasión es bastante elevada incluso en la modalidad Historia. Y tiene todo el sentido del mundo.

Primero, los Rikkers y los Cleaners ahora ya son grupos mejor organizados y más avanzados. Cuentan con nuevas armas y nuevos arquetipos de enemigos que no se incluían en el primer juego, lo que hace mejorar su fuerza. Segundo, por que tanto Keener como sus Lugarteniente, Kajika, Conley, Pernell y Dragón, son agentes renegados de The Division. ¿Qué quiere decir esto? Que no son simple capataces o jefes de banda. Tienen el mismo arsenal que nosotros, el mismo entrenamiento y cuentan con diferentes habilidades y herramientas únicas.

Esto hace que los combates contra ellos sean bastante complicados y diversos, teniendo cada uno de ellos un patrón diferente y situaciones de combate totalmente distintas. Todo en pos de conseguir un buen nivel de dificultad.

Pero más allá de la campaña, y como ya pasaba en el juego base, contamos con un completo y extenso endgame. Como entonces, este es casi infinito, ya que a todo lo que ya conocíamos se le suman nuevas misiones secundarias, que tienen que ver con la historia, eventos del mundo y un nuevo sistema de temporadas.

Este, influencia por otros juegos del estilo, invita a los jugadores a seguir activos y peleando tanto por Washington como por Nueva York. Y es una decisión de lo más acertada, en especial por que no consiste sólo en pequeñas modificaciones en el mundo, si no que tendremos, al menos en esta primera temporada, una nueva cacería.

Mucha acción y contenido en The Division 2: Warlords of New York - ¡Comparte!    

Al igual que nos ha ocurrido con Keener y sus hombres, durante la primera temporada podremos dar caza a una nueva célula de agentes renegados. Cada uno de ellos irán estando disponibles por un tiempo limitado y si conseguimos capturar o eliminarlos a todos, podremos ir a por su jefe. Sin duda, un gran añadido que incentiva el juego y añade un gran extra al endgame.

Además, tendremos diferentes eventos globales que cambian la jugabilidad de The Division 2. Estos añaden condiciones especiales a nuestras partidas, permitiendo descubrir nuevas formas de afrontar nuestras misiones por las dos ciudades. A parte, contamos con cuatro ligas en las que ir ascendiendo si cumplimos determinados objetivos, con lo que conseguiremos nuevo botín, y un season pass de la temporada uno. Este ofrece recompensas tanto gratuitas como para los que paguen por él, al más puro estilo Apex Legends o Fortnite. En líneas generales, estos obsequios son elementos cosméticos, como gorros, gafas, camisetas y demás, o elementos de fabricación. Nada que puede romper el equilibrio entre agentes cuando se enfrenten en el PVP. 


Conclusión

The Division 2: Warlords of New York es la primera expansión de pago del looter shooter de Ubisoft y es toda una declaraciones de intenciones. Por un lado, demuestra el compromiso de la compañía de gala de mantener a su comunidad activa, ya no solo por la inclusión de nuevas campañas y misiones, si no por la idea de incluir un sistema de temporadas que permitan que regresar al juego de manera habitual. Con ellas, pretende Ubisoft dotar al endgame de The Division 2 de una solidez fuerte, con diferentes eventos y nuevas cacerías.

Además, estas cacerías prometen ser auténticos desafíos, con nuevos agentes renegados que derrotar. Y, a tenor por o visto con Keener y sus lugartenientes, no será cosa fácil. 

Por otro lado, Ubisoft demuestra que tiene un plan, ambicioso, para The Division 2. Uno que se pueda alargar a lo largo de los años y que ofrezca periódicamente nuevos atractivos para sus jugadores. Nuevas campañas, botines o raids que aumenten las horas de juego y diversión. E incluso de que aún hay un amplio margen de mejora para un juego y una fórmula que es de lo mejor de los looter shooter. Un buen ejemplo es el rediseño de los elementos RPG o la inclusión de los eventos globales en el endgame. 

En definitiva, The Division 2 Warlords of New York es una gran expansión, con una buena campaña que mejora aquellos puntos donde pudo fallar la original, y que propone nuevos objetivos, elementos y opciones a un endgame ya de por sí emocionante e infinito. 

*Gracias a Ubisoft por el material aportado para poder realizar esta Review.

9
Muy bueno

Lo Mejor

  • Potencia la narrativa con esta primera expansión
  • Un ambicioso proyecto de temporadas para el endgame
  • Mejoras visuales y gráficas

Lo Peor

  • Jugar en solitario sigue siendo bastante duro
  • La IA enemiga sigue actuando de manera extraña en algunas ocasiones
9 Apartado Técnico
9 Jugabilidad
9 Duración
Facebook Twitter E-mail
JGBassols

Mi vocación fue siempre la arqueología, pero por azares del destino termine enamorado de la Egiptología. Pero, sobre todo, soy periquito y gamer. Además, soy amante de las buenas historias. Si no me ves estudiando, estaré con un mando y una aventura en la consola.

Deja una respuesta