Análisis de Hyper Jam


Los años 80 marcaron un antes y un después en muchos aspectos de la historia moderna, pero son especialmente recordados por haber logrado dar un giro radical dentro del ámbito cultural. Esta década aún a día de hoy se siente muy viva gracias a una gran comunidad mundial que sigue y hace perdurar el estilo de vida, la moda, la música, la televisión, el cine… y también los videojuegos, que se hicieron cada vez más populares, empezando a extenderse y comprenderse como una nueva forma de arte.

Dicen que lo antiguo siempre vuelve, y en la actualidad hay una larga lista de estudios independientes que ven en lo ochentero una gran oportunidad para acercarse a los fans, y también para plasmar sus ideas en base a la experiencia vivida en aquellos años. Uno de ellos es el australiano Bit Dragon, que con muy pocos efectivos ha dedicado todo el esfuerzo de los últimos años en dar vida al juego que nos ocupa hoy: Hyper Jam.

Mostrado por primera vez en una ya lejana Penny Arcade Expo (PAX) de 2016, el equipo responsable de Hyper Jam al fin ha completado su desarrollo para ver la luz en Xbox One. Se trata de un título perteneciente al género de lucha arena brawler (Super Smash Bros, Brawhalla…) y como tal, incluye elementos originales dentro de una estética muy reconocida por todos, que hacen que cada partida sea diferente. Si merece la pena o no adquirirlo, es algo que intentaremos desgranar con este análisis. 


Apartado Técnico

Si hay una palabra que pueda definir el conglomerado técnico de Hyper Jam, esa es sin duda: Neón. Y es que lo primero que llama la atención del juego visualmente es una estética psicodélica, en cuya paleta de colores predominan las luces de neón en distintas tonalidades de rosa, naranja y violeta. La otra parte importante es la banda sonora, compuesta por reconocidos nombres del panorama synthwave como Carpenter Brut, Dance With The Dead, Meteor y otros más que harán palpitar los corazones de los jugadores, con un ritmo de combates vertiginoso. 

Hyper Jam

Hyper Jam cuenta con cuatro personajes de clara inspiración ochentera, de aspecto muy definido y diferente entre sí, que deben pelear por ser el último luchador en pie. Para ello participarán en una variedad de escenarios (seis en total) que van desde una soleada azotea de hotel en Miami hasta un polvoriento metro en Neo-Tokio, y en los que encontramos tanto trampas como protecciones para cubrirnos. Gráfica y artísticamente los diseños son vistosos y convergen con efectividad, por lo menos lo suficiente para lo que trata de transmitir el juego, pero sí que se sienten escasos en número.


Jugabilidad

La propuesta de Hyper Jam es directa y sin andarse con rodeos: partidas de dos a cuatro jugadores, un escenario en vista cenital, un tiempo límite, y armas que aparecen esporádicamente. Cada jugador parte de cero y cuenta con las mismas habilidades, esto es… un botón de pegar, un botón de esquivar, otro para recoger armas y otro para dispararlas. Dentro del arsenal de armas encontramos una enorme maza, una katana, un arco que dispara flechas (de neón, faltaría más), un lanzamisiles y un lanzagranadas. Las partidas son a diez rondas, elegibles con o sin cross-play, y el objetivo principal es el de eliminar a palos y con todo lo que tengamos a nuestros contrincantes. Si pasa demasiado tiempo se llega a «muerte súbita», donde un círculo rojo irá cerrando la pantalla y nos obligará a ir con todo a por ellos, para lograr ser el último jugador en pie.

Hyper Jam

Al final de cada ronda se mostrarán en pantalla una serie de power-ups aleatorios, y cada jugador, siguiendo un orden según su rendimiento, podrá quedarse con uno de ellos. Estos potenciadores son muy variados, y pueden servir para aumentar la barra de vida, subir el porcentaje de daño, confundir a los rivales, o aumentar la velocidad, entre muchos otros.

Con el paso de las rondas iremos acumulando estas ventajas y actuarán de forma pasiva, además, si elegimos repetidas veces la misma, subirá su porcentaje o sus índices numéricos. Esta característica es sin duda uno de los grandes atractivos del juego y lo que le da más personalidad, pues garantiza que aunque todos los jugadores empiecen a competir en igualdad de condiciones, el devenir de la partida cambiará mucho en función de las habilidades escogidas, y la combinación de todas ellas es lo que determinará si tenemos o no éxito, además de nuestra habilidad con el mando, claro está.


Duración

Si hay un apartado en el que Hyper Jam cojea sobremanera es en su duración, pues no es nada generoso en modos. Partiendo de la base de que no hay modos convencionales para un jugador (historia o campaña) el título centra su diversión y entretenimiento en las partidas multijugador. Tenemos partidas en local, ya sea solos contra hasta tres jugadores controlados por la IA o con amigos, y también podemos picarnos con jugadores online incluso a través de emparejamientos multiplataforma.

Durante las pruebas realizadas para este análisis me he encontrado con un verdadero solar para jugar online, el juego se encontraba en embargo, pero tampoco había compañeros de prensa. Donde sí he podido disfrutar partidas ha sido en local y éstas fueron siempre diferentes y muy divertidas. El problema es que tras disputar unas cuantas, Hyper Jam pierde todo el interés, pues no hay objetivos ni más modos, y ni siquiera un seguimiento o un ránking de puntuaciones que nos anime a superarnos.

Hyper Jam


Conclusión

Hyper Jam es un brawler de aspecto original y fresco, que propone combates entre luces de neón, armas letales, ventajas acumulables y toda la adrenalina de conseguir ser el último jugador en pie. La emoción de cada ronda se completa al final de las mismas, donde elegir bien marca el devenir de nuestro éxito o fracaso, algo que las hará siempre diferentes. Sin embargo, una vez pasada la novedad de su estética y mecánicas, y habiendo disputado varias contiendas, el juego pierde bastante el interés, pues no hay modos de un jugador ni mayor reto que el placer de jugar por jugar. 

Aun con todo y si solo valoramos la diversión directa, Hyper Jam puede ser una buena opción para picarnos en partidas con amigos y tratar de demostrar que aunque sobre el papel todos somos iguales, nuestras decisiones son lo que nos hace realmente diferentes.

* Agradecemos a Bit Dragon el material proporcionado para realizar esta review.

6.7
ACEPTABLE

Lo Mejor

  • Brawler directo con cross-play multiplataforma.
  • Look psicodélico con música 'synthwave'.
  • Divertido para jugar online o con amigos.

Lo Peor

  • No hay modos para un jugador.
  • Pasada la novedad, no dura demasiado.
7 Apartado Técnico
8 Jugabilidad
5 Duración
Facebook Twitter E-mail
Desirée C.

Nómada digital de sangre verde y vikinga. Junto letras sobre videojuegos y juegos de Casino online. Gamer desde Sinclair ZX y NES, Xboxer desde 2004. Actualmente juego en Xbox One X, Nintendo Switch y 3DS.

Buscar

Generic selectors
Coincidencias exactas
Buscar en título
Buscar en contenido
Buscar en entradas
Search in pages
Filtro por categorías
Actualizaciones
Análisis
Análisis Windows 10
Aplicaciones
Avances
Comunicados
Destacada
E3 2019
Editorial
El Rincón del Lector
Entrevistas
Exclusiva
Gamescom 2019
General
Guías
Hardware
Impresiones
Juegos
Mods
Multimedia
Nota de Prensa
Noticias
Ofertas
One Opina
PC
Podcast
Retrocompatibles
Slider
Sorteos
Tiendas
Xbox Game Pass
Xbox Live
Xbox One
Xbox One X
Xbox Scarlett