Análisis de Bloodstained: Ritual of the Night


Nuestra historia comienza en el ya lejano 2015. En ese año apareció un nuevo proyecto en Kickstarter que sorprendió a todos. No en vano, Koji Igarashi, padre de Castlevania, estaba detrás de Bloodstained: Ritual of the Night, su nuevo proyecto que buscaba financiación en la plataforma. Su objetivo era alcanzar los 500.000 dólares. Pero el resultado final fue mucho mejor, ya que se recaudaron más de 5 millones de dólares repartidos entre más de 60 mil donantes. Un auténtico éxito.

Aquí Iga. Han pasado muchos años, pero ya era hora de que nos volviésemos a ver. Con vuestra ayuda, espero crear un nuevo juego que recoja la esencia de mis trabajos más conocidos. Muchas gracias por vuestro apoyo. Estoy deseando que forméis parte de mi ejército de la noche.

Esta era la carta de presentación de un título que nos ofrecía volver a Igavania (funciona como secuela de Bloodstained: Curse of the Moon) y que quería ofrecer un retorno al más puro estilo Castlevania. Para ello, Igarashi se rodeó de aquellas personas de su confianza y que ya habían trabajado con él en la saga Castlevania, como el director Shutaro Iida, con quién trabajo en Castlevania: Harmony of Despair, y la reconocida compositora Michiru Amane, quién trabajó en varios de los títulos de la saga. Igarashi, a su vez, es el productor de Bloodstained: Ritual of the Night.

De este modo, este nuevo juego cuenta con la esencia de los Castlevania más clásicos, y es algo que se nota en el resultado final. No sólo por el equipo detrás de él, ni por su nacimiento como sucesor espiritual, si no por las mecánicas con las que cuenta, la acción, los escenarios plagados de enemigos,… ArtPlay, el estudio al que han dado vida este grupo de genios, es la desarrolladora detrás de Bloodstained: Ritual of the Night. A su vez, han contado con el apoyo de 505 Games para la distribución, los cuales han ayudado al buen término y acabado del mismo.

La historia de Bloodstained: Ritual of The Night nos traslada al siglo XIX. Aquí acompañaremos a Miriam, la protagonista, a acabar con los demonios que están asolando el mundo. Para ello, viajaremos hasta el misterioso castillo que ha surgido de la nada y que es el epicentro de todo el mal. Una vez allí, tendremos que ir abriéndonos paso por las respectivas salas, bibliotecas, patios, y demás estancias palaciales hasta dar con Gebel, nuestro antiguo amigo y ahora causante de todo lo que ocurre. Y mientras le buscamos, intentaremos no perder nuestra humanidad y caer en la tentación y convertirnos en un demonio.


Apartado técnico

Con Bloodstained: Ritual of the Night nos vamos a encontrar un juego detallista y con un aspecto visual muy destacable. Con una paleta de colores más enfocado hacia las tonalidades llamativas, nos encontramos con un vasto mundo abierto lleno de detalles. De este modo, nos dará igual estar en una biblioteca o en un patio exterior, en las mazmorras o recorriendo la más alta torre. Todas y cada una de las estancias están cuidadas al detalle, cada rincón o cada elemento, haciendo del título un juego muy llamativo y atractivo. 

Además, el diseño de personajes sigue la línea marcada por Igarashi en sus más de 20 años de experiencia. No sólo a nivel de personajes protagonistas, donde destacan Miriam, la protagonista, o alguno de los secundarios de lujo, como Zangetsu o Dominique. Si no también por la cantidad y variedad de enemigos. En Bloodstained Ritual of the Night nos encontraremos con un amplío bestiario y completarlo será todo un reto. Nos enfrentaremos a enemigos de todo tipo y de diseños muy peculiares, como un gato gigante con cuerno de unicornio o una cabeza encadenada de un perro tipo Westie.

Pero más allá de los enemigos base, el diseño y la diferencia entre los jefes finales que nos iremos encontrando es, sencillamente, increíble. De este modo, nos enfrentaremos a unos dragones gemelos mientras descendemos una torre. O haremos frente a una mujer (que no vampira, dicho por la mismísima Miriam) que se da baños de sangre. Además, tendremos que enfrentarnos a dragones gigantes, al propio Zangetsu, a bestias marinas o al mismísimo Gebel.

Por otro lado, la BSO es impecable. Consigue ir a juego a la perfección con cada momento que estamos viviendo, así como acompañar y acompasar los combates de una manera perfecta. Además, la música de fondo recuerda bastante a otras composiciones de Michiru Amane, siendo un acompañamiento perfecto a nuestra aventura.

Por último, en el apartado más técnico, Bloodstained: Ritual of the Night es un juego que cumple perfectamente. Nosotros, que lo hemos jugado en una Xbox One X, no nos hemos encontrado ninguna caída de fps o tirones. Eso sí, con lo que si que nos hemos topado es con algún bug y, especialmente, fallos en zonas que de repente desaparecen y caes al vacío, o plataformas que al caer sobre ellas las atravesabas.

Otro de los fallos que nos hemos encontrado es en los subtítulos. El juego llega con audio en inglés y subtítulos en castellano, pero en momentos puntuales saltan los subtítulos en inglés. No es algo que imposibilite jugar, ya que es un inglés bastante sencillo y se puede seguir perfectamente, pero es molesto leer una frase en castellano y la siguiente en la lengua de Shakespeare.

Además, a la hora de escribir este análisis, tenemos que señalar que el parche 1.02 del juego aún no está disponible en Xbox One, mientras que en el resto de plataformas si. Lo peor de todo ello es que la instalación de este parche hace que no podamos seguir jugando a nuestra partida iniciada y perdamos todo el progreso.


Jugabilidad

Bloodstained: Ritual of the Night es un metroidvania en toda regla. El nuevo título de Igarashi nos recuerda a otros de sus trabajos anteriores, pero sobre todo a su obra magna, Symphony of the Night. No en vano, con Bloodstained tenemos un juego de acción en un mundo abierto con toques de RPG. La gran diferencia entre ambos, más allá de la ambientación y de la saga a la que corresponden cada uno, es que en este nuevo título estamos ante un juego completamente en 3D.

Uno de los puntos fuertes del título es su sistema de combate. Nos encontraremos con enfrentamientos muy variados que nos propondrán diferentes situaciones en las que tendremos que sacar lo mejor de nosotros mismos para superarlas. No en vano, en muchas situaciones tendremos varios enemigos en pantalla, por no hablar de lo variados que son los jefes finales. Cada uno contará con diferentes patrones y ataques, lo que hará que caigamos un par de veces antes de conseguir pillarle el truco a cada uno. Pero lo mejor es que el combate está equilibrado, es rápido y divertido y siempre nos deja con ganas de más.

Bloodstained: Ritual of the Night

Uno de los elementos diferenciadores del combate de Bloodstained: Ritual of the Night son los Fragmentos. Nuestra protagonista sufre una maldición que hace que se vaya cristalizando poco a poco y es esta maldición la que nos permite usar los Fragmentos que obtendremos a lo largo de nuestra aventura. Estos están divididos en cinco clases (Disparador, De Efecto, Direccional, Encantado y Familiar) y nos aportan diferentes ventajas o nuevos y poderosos ataques, como la opción de lanzar flechas desde la mano.

Otros nos permitirán convocar a un aliado para que nos ayude en el combate. Y otros serán los que nos permitan avanzar en la historia, ya que nos otorgarán nuevas habilidades (como teletransportarse o mover objetos gigantes) con las que acceder a nuevas zonas.  ¿Y cómo se consiguen estos fragmentos? Generalmente, derrotando enemigos. Tanto al derrotar a jefes finales como a un números determinado de enemigos comunes, conseguiremos Fragmentos. Otros, los conseguiremos completando determinadas acciones. Sea como fuere, hay varios centenerares de fragmentes por conseguir, ya que hay unos 128 enemigos en el juego. Una cifra nada desdeñable.

Bloodstained: Ritual of the Night

A lo largo de nuestra aventura por Bloodstained: Ritual of the Night contaremos con la ayuda de varios personajes secundarios. Dominique y Johannes serán nuestro apoyo, quiénes nos otorgarán algunas pistas para poder seguir avanzando y a quiénes podremos comprarles suministros. Dominique, miembro de La Iglesia, hará las veces de vendedora y podremos comprarle pociones, armas, armaduras, etc. a su vez, Johannes es un alquimista con el que podremos fabricar tanto objetos y armas como mejorar nuestros Fragmentos. 

Además de ellos dos, a lo largo del juego nos encontraremos con Zangetsu, protagonista del primer juego, que nos pondrá las cosas difíciles en el primer gran combate del juego. Eso sí, a la postre terminará siendo un gran aliado en momento puntuales. Por otro lado, nos encontraremos con un demonio que no es malo, y nos ofrecerá sus servicios como peluquero. Y será él quién nos permita cambiar el look de Miriam, tanto el corte y color de pelo como los colores y el tipo de vestimenta que luce nuestra protagonista. 

Bloodstained: Ritual of the Night

Por último, no podemos dejar en el tintero los toques RPG de Bloodstained: Ritual of the Night. A lo largo de la aventura iremos encontrando diferente equipo, como armas, armaduras, bufandas o accesorios (en su mayoría anillos) que nos permitirán aumentar las estadísticas de Miriam. Además, también descubriremos diferentes objetos en el castillo que aumentan nuestra capacidad de munición, vitalidad y maná máximos.

Todo ello, en conjunto con los Fragmentos, nos permitirán crear el estilo de jugar que mejor se adapte a nosotros. O a la situación. Es decir, con todas las opciones que tenemos a nuestro alcance en el juego podemos crear diferentes perfiles para afrontar determinadas situaciones. O ir directamente con una combinación de equipo y Fragmentos con las que nos sintámonos cómodos y veamos que somos capaces de avanzar.


Duración

Cuando empezamos a jugar a Bloodtained: Ritual of the Night sólo se nos cruza una idea en la mente, “que dure mucho, por favor”. Es un juego muy adictivo y divertido. Gran parte de la culpa la tiene el combate que nos plantea. Pero además, el vasto mapa nos invita constantemente a seguir investigando y descubriendo nuevas zonas según consigamos nuevos poderes. Por todo ello, el juego nos puede durar fácilmente unas 20-25 horas. Eso sí, completar la historia principal, tal y como afirmo el propio Igarashi, nos llevará unas 13-15 horas de juego. Una cantidad que no está nada mal y en la que disfrutarás cada momento.

Bloodstained: Ritual of the Night


Conclusión

Sin ninguna duda, Bloodstained: Ritual of the Night es un dignisimo sucesor de Castlevania. Puede que no llegue a la excelencia de Symphony of the Night, la obra magna de Igarashi y de la saga, pero es un gran juego. Tiene algunas innovaciones que le dan un toque especial y único, como la inclusión de los fragmentos.

Sin duda, será un juego que los amantes del género disfrutarán ya que mantiene toda la esencia de juegos anteriores. Además, aquellos que se acerquen a este tipo de juegos por primera vez encontrarán en Bloodstained: Ritual of the Night un juego muy completo y adictivo.

Muchos miraréis este juego con una clara pregunta en mente: ¿Es el Castlevania que muchos llevamos esperando? Por nuestra parte, no hay ninguna duda, SI. Igarashi lo ha vuelto a hacer, ha creado un nuevo juego completísimo que respira por los cuatro costados la esencia más clásica de los Castlevania, pero que al mismo tiempo aporta elementos propios y novedosos que le convierten en un imprescindible.

*Gracias a 505 Games por habernos proporcionado el material para la review.

8.3
IMPRESCINDIBLE

Lo Mejor

  • Un sistema de combate perfecto.
  • Buena variedad de enemigos y situaciones.
  • Un gigantesco mapa que nos incita constantemente a descubrirlo todo.
  • El abanico de personajes protagonistas que otorgan un buen transfondo a la historia.

Lo Peor

  • Fallos técnicos que entorpecen el juego.
7.3 Apartado Técnico
9 Jugabilidad
8.5 Duración
Facebook Twitter E-mail
JGBassols

Mi vocación fue siempre la arqueología, pero por azares del destino termine enamorado de la Egiptología. Pero, sobre todo, soy periquito y gamer. Además, soy amante de las buenas historias. Si no me ves estudiando, estaré con un mando y una aventura en la consola.