¿A qué precio queremos innovación?